En blog, Detección de contaminantes físicos en alimentos, Detector de metal, Detector de metales, Detector de metales alimentos, detector de metales industrial, Detector de metales México, Detectores de metal, Detectores de metales, Detectores de metales alimentos, inspección por rayos X para alimentos, renta de detector de metales

 

Las empresas de la industria alimentaria están obligadas a cumplir con normas relacionadas con la calidad y seguridad de los alimentos y que se apliquen metodologías enfocadas en su cumplimiento a lo largo de la cadena de producción. En este aspecto, empresas dedicadas a la venta de detectores de metales son de mucha ayuda.

 

Al garantizar tanto la calidad como la inocuidad alimentaria, es posible obtener la confianza de los consumidores y mantenerla, algo crucial para los pequeños y medianos productores. Ya sea que estén en crecimiento o ya se hayan consolidado, un pequeño error es suficiente para poner en riesgo tanto la imagen de las marcas y perjudicar sus planes a futuro.

 

En lugar de sentir constante intranquilidad por los riesgos asociados, conviene trabajar adecuadamente y, al mismo tiempo, cumplir tanto con la ley como con las normativas voluntarias que regulan las producciones de alimentos, como la NOM-120-SSA1-1994: Bienes y servicios, prácticas de higiene y sanidad para el proceso de alimentos, bebidas no alcohólicas y alcohólicas y la NOM-093- SSA1-1994: Prácticas de higiene y sanidad en la preparación de alimentos que se ofrecen en los establecimientos fijos.

 

La manera de cumplir con dichas normas y otras de carácter internacional, como ISO 22000 (que ofrece notables beneficios), BCR e IFS, es indispensable la implementación de detectores de metal y el sistema de inspección de rayos X.  Pero ¿cuál es la mejor opción? Se necesita asesoría profesional para hacer una buena elección y diseñar una configuración adecuada, pero es posible saberlo de antemano si responden una serie de preguntas, que mencionaremos en esta publicación.

 

¿Cuál es la mejor opción?

 

La producción de alimentos es un proceso sumamente complejo y en sus distintas etapas hay riesgos de que se contaminen los productos. Dichos contaminantes se clasifican en tres: biológicos, químicos y físicos. Estos últimos son los más comunes y la manera de prevenirlos es mediante la instalación de uno o varios de los equipos que ofrecemos en nuestra venta de detectores de metales y de máquinas de rayos X.

Para hacer una buena elección, contesten las siguientes preguntas:

 

¿Qué contaminantes físicos son de mayor preocupación?

 

Las fuentes de contaminantes físicos son diversas y se encuentran en muchos puntos a lo largo del proceso de producción en fábrica. Pueden ser metales, piedras, vidrio, plástico, cerámica, entre otros. Las fuentes externas igual son muy comunes, entre las que destacan escombros del campo o fragmentos rotos de equipo agrícola.

 

Si en su negocio es más probable la presencia de huesos, cerámica, vidrios o plástico, se recomienda ampliamente el sistema de rayos X. Se trata de una tecnología segura y eficiente y es capaz de detectar metales, aunque no es muy buena en la detección de piezas de aluminio. En este último caso, conviene un detector de metal.

 

Para los productos con piezas de plástico o elementos sintéticos como el polipropileno, nylon, polietileno, entre otros, convienen los detectores de metal. Estos detectan metales férreos, no férreos y acero inoxidable y su precio es más bajo.

 

¿Qué tipo de productos someterán a inspección?

 

Es importante saber que los materiales se comportan de maneras distintas según el tipo de sistema. Es este factor el que permite elegir la opción más conveniente para cada caso. Con respecto a los detectores de metales, su funcionamiento se basa en la detección de perturbaciones en un campo electromagnético estable. A ello se debe que ciertas características en los productos interfieren en el proceso de detección, por ejemplo, altos niveles de temperatura y humedad y alto contenido de hierro o sal.

 

En el caso del sistema de rayos X, identifica los productos según su densidad, la que es mostrada visualmente con diferentes tonos de gris. Aquí, la imagen se ofrece poco clara ante aspectos como la forma, grosor, orientación y material del contaminante.

 

¿En qué etapa de la cadena de producción se requieren inspecciones?

 

Al colocar detectores de metal al principio de la cadena productiva, es posible detectar contaminantes antes de que los productos sean procesados y pasados por máquinas que reducen su tamaño (como las trituradoras), volviendo más complicada su detección y que pueden comprometer el funcionamiento de dichas máquinas.

 

Por otra parte, los equipos de inspección por rayos X son convenientes para el control de la calidad final de los alimentos, debido a que no solo detectan vidrios, metales y piezas, sino elementos rotos o envases que no se llenaron adecuadamente. Igualmente, se recomiendan para aquellos productos con altos niveles de humedad o de contenido en sal.

 

En realidad, implementar ambas tecnologías es conveniente. Instalar un detector al principio del proceso, añadir otro a lo largo de la línea y colocar un sistema de rayos X al final es una configuración típica que garantiza la protección de los consumidores y de los equipos de procesamiento.

 

Si desean una opción o ambas, encontrarán lo que necesitan en nuestra venta de detectores de metales y de máquinas de rayos X. Soliciten una cotización o más información al (614) 180 3950 o completen con sus datos nuestro formulario.

 

Publicaciones recientes

Dejar un Comentario

Comience a escribir y presione Enter para buscar

whatsapp
detector de metal